Home Feminicidio No fue accidente, fue feminicidio: Detienen a presunto agresor de María de Lourdes, joven asesinada en Xochimilco

No fue accidente, fue feminicidio: Detienen a presunto agresor de María de Lourdes, joven asesinada en Xochimilco

written by adminj85jshgn 10 agosto, 2022

Saúl «N» permaneció en libertad por más de un mes después de que ocurrió el feminicidio de María de Lourdes Cerrillo, debido a que la fiscalía tardó más de tres semanas en emitir los peritajes.

Autoridades de la Ciudad de México detuvieron y vincularon a proceso a Saúl ’N’, presunto feminicida y pareja de María de Lourdes Cerrillo, asesinada en Xochimilco la noche del 7 de junio pasado. Actualmente se encuentra en prisión preventiva, donde permanecerá por lo menos tres meses, mientras se desarrollan las investigaciones por el caso.

Aunque Saúl se encontraba presente en el momento en el que las autoridades acudieron al domicilio donde se reportó la muerte de María de Lourdes, e incluso fue llamado a declarar, permaneció en libertad por más de un mes después de que ocurrió el feminicidio, debido a que la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) tardó más de tres semanas en emitir los peritajes para acreditar que se trató de un feminicidio y girar una orden de aprehensión en su contra.

De acuerdo con la versión que Saúl dio a la familia de Lourdes de lo ocurrido, ella supuestamente se había ahogado con su propia saliva mientras dormía, explicación que la familia de la víctima no creyó, debido a que tenían conocimiento de episodios de violencia contra ella, y a que la autopsia reveló que sufrió un traumatismo craneoencefálico.

La madrugada del 8 de junio, cuando la mamá, el papá y la hermana de María de Lourdes llegaron al domicilio de Xochimilco donde vivía Saúl, se encontraron con que este ya había llamado a un doctor particular para que emitiera un certificado de defunción por el supuesto ahogamiento, pero lo impidieron. En vez de eso, llamaron al 911 para que policías y paramédicos llegaran al lugar y se realizarán los peritajes correspondientes para conocer la causa de muerte.

Valeria, hermana de María Lourdes, señaló en entrevista que la mecánica de hechos fue emitida por la FGJCDMX el 27 de julio, mismo día en el que un comandante de la policía capitalina la llamó para informarle que tenían en sus manos la orden de aprehensión contra Saúl, y le pidieron su colaboración para detenerlo. El plan fue que le dijera que se presentará ante la Fiscalía para un trámite, y al parecer funcionó.

“Me marcó el comandante para que le ayudará engañando a Saúl y que él sólito se presentara. Le dijimos que teníamos que ir por una atención psicológica, y debió haber caído porque a eso de las 6:30 de la tarde me marcó y me dijo que lo estaban deteniendo, me cuestionó que si yo estaba llevando un proceso en su contra. No respondí nada”, detalló.

 

La noche de la tormenta

El mismo día que fue asesinada, Lulú había pasado la mañana en casa de sus padres y su hermana. No vivía con Saúl, pero algunas noches se quedaba con él, en una casa ubicada en Xaltocán, Xochimilco.

Semanas antes, María de Lourdes había confesado a su madre que estaba considerando separarse de Saúl. Según Valeria, varias veces la familia fue testigo de cómo el hombre celaba a su hermana y la violentaba psicológicamente, incluso le habían reclamado por su actitud.

Fue precisamente por una discusión entre la pareja que Lulú había ido a quedarse varios días seguidos en casa de sus padres, de la que salió el 7 de junio para ir a un bar con Saúl, quien se disculpó con ella y le regaló un ramo de flores. Lo último que supieron de ella, por una llamada telefónica, fue que pasaría esa noche en la casa de Xochimilco, porque estaba cayendo una tormenta y era más complicado ir hasta donde vivía su familia, en la alcaldía Benito Juárez.

La siguiente llamada fue de Saúl, para informar a la familia que, mientras dormían, la joven se había ahogado con su saliva y él no se dio cuenta, sino hasta que ya no pudo hacer nada. Cuando llegaron al domicilio, Lulú estaba cubierta con una sábana y su pareja estaba arrodillado a sus pies, llorando.

Días después, la familia de Lourdes recibió los resultados de la autopsia, en la que se revelaba que la causa de muerte fue un golpe en la cabeza, algo que no concordaba con la versión de Saúl. Pero igual no podían hacer nada para detenerlo, porque hacía falta la mecánica de hechos, y en la Fiscalía no contaban con personal para que esta pudiera realizarse en el momento, así que tuvieron que esperar.

Mes y medio después, la mecánica de hechos determinó que la joven no murió acostada y que no se había ahogado, porque no presentaba rastros de que algo hubiera obstruido su respiración. Además del golpe en la cabeza, presentaba contusiones en otras partes del cuerpo, aunque por razones aún desconocidas no forcejeó.

Durante su audiencia, celebrada este miércoles 27 de julio, Saúl fue cuestionado sobre su versión del ahogamiento, y él argumentó que los golpes pudieron ser en realidad las marcas que dejó en el cuerpo de Lulú al tratar de auxiliarla para que pudiera respirar. La respuesta del juez -señaló Valeria-, fue que lo que estaba declarando no tenía sentido con lo que revelaron los peritajes, y que nada de lo que describía explicaba el traumatismo en la cabeza que la mató.

 

“No nos queda más que recordarla bonito”

Han pasado casi dos meses, pero para la familia de Lulú, la herida por su partida continúa abierta. “Siempre tengo ganas de llorar, pero desde que pasó todo esto he tratado de reprimir mi dolor, más que nada para darle fuerza a mis padres” -expresó Valeria-, “y no pasa día sin que mi mamá se pregunte si algo hicimos mal por no impedir que sucediera”.

Con todo y el dolor, también se encuentran más tranquilos, “porque nos tenía preocupados pensar que Saúl seguía libre, que pudiera venir a nuestra casa y hacernos algo. Él tiene una motocicleta, y cada que escuchábamos alguna cerca, mi mamá se angustiaba ante la posibilidad de que fuera él, que quisiera amenazarnos o agredirnos por buscar justicia”, agregó.

Entre diciembre de 2018 y junio de 2022, en México han sido asesinadas 13 mil 627 mujeres. De ellas, 10 mil 67 casos (73.88%) fueron investigados como homicidios dolosos, mientras que en 3 mil 560 (26.12%) las autoridades catalogaron el delito como feminicidio, es decir, que los asesinatos se cometieron por motivos relacionados con su género.

“Extrañamos mucho a mi hermana y tenemos mucho coraje porque la mataron. No nos queda más que recordarla bonito y, ahora, esperar que el proceso se lleve como es debido para que Saúl pague por lo que hizo, que se compruebe que no se trató de un accidente, como inicialmente lo quiso hacer pasar”, indicó.

https://www.animalpolitico.com/2022/08/feminicidio-detienen-agresor-lourdes-xochimilco/

Leave a Comment

0
0